175 años - Malta para los más exigentes

Con DURST MALZ gana la naturaleza

Las aguas residuales de la maltería se recuperan en una planta de reciclaje, teniendo en consideración el ahorro de recursos y evitando en lo posible la generación de aguas residuales, convirtiéndose en su mayoría otra vez en agua potable. De esta forma, cada año es posible el ahorro de grandes cantidades de agua de pozo (cuota de recu-peración: aprox. 70%).

Se trata de un proceso de varios niveles de depuración biológica y un tratamiento físico posterior. Es decir, los componentes orgánicos de las aguas residuales son desintegrados en dos reactores biológicos después de un prefiltrado (los procesos aeróbico y anaeróbico son controlados mediante un SPS). El lodo sobrante se separa, se comprime en el tanque de lodos y finalmente se elimina. Una vez añadido un medio de precipitación, el agua residual así tratada se hace llegar a los tanques de precipitación. A continuación, el agua pasa por un filtro de tela para retener las sustancias en suspensión. Mediante un filtrado “crossflow”se realiza la separación en permeato y retentato. El permeato es tratado mediante rayos ultravioleta y conducido otra vez al proceso de malteo a través del tanque de reciclaje. El retentato pasa un control final y acaba en la depuradora.

En las tres plantas de Durst se produce parte de la electricidad usando módulos para generar energía y calor en forma combinada. Gracias a la generación combinada de calor y electricidad se hace un uso óptimo de la energía primaria.

Informaciones actuales

No existen noticias en esta lista.

DURST MALZ | Bruchsal-Heidelsheim, Markgrafenstrasse 41-43, 76646 Bruchsal | Telefon: 0 72 51 / 50 60 Telefax: 0 72 51 / 506 11